¿Cómo se si los detectives a los que he contratado son legales o no?

 

Dentro de las primeras dudas que surgen al requerir servicios de detectives privados, está la legalidad de los mismos. Este es el punto de partida requerido al ser necesaria la contratación de estos profesionales, que hoy en día son muy útiles en los juicios.

 

Cabe destacar que la reputación va de la mano de los aspectos a considerar al momento de acudir con un detective privado por lo cual es fundamental que el cliente cuando solicite un presupuesto se asegure de tener acceso a la licencia que acredita al detective.

 

 

Legalidad de los detectives privados

 

La profesión de detectives privados es muy bien vista en España, puesto que han sido de gran ayuda para resolver muchísimos conflictos judiciales, tanto del ámbito personal como empresarial.

 

 

¿Cómo se si los detectives a los que he contratado son legales o no?

¿Cómo se si los detectives a los que he contratado son legales o no?

Para las personas que aún tienen dudas sobre lo legal que es contratar detectives privados, es necesario conocer que se trata de una profesión como cualquier otra,  que conlleva una capacitación de tres años en la universidad para obtener el título.

 

Además, se rige por la Ley de Seguridad Privada que establece las funciones y competencias que tiene un detective privado, así como también los límites bajo los cuales se pueden utilizar sus informes en un juicio, a través de la Ley de Enjuiciamiento Civil,  donde establecen que un detective es un testigo privilegiado en los litigios.

 

Con estos soportes legales, que regularizan y sostienen un control sobre las actividades realizadas por los detectives,  tenemos la prueba suficiente de su legalidad. Está claro que cada persona que va a contratar el servicio, debe confirmar que poseen la licencia necesaria para ejercer tal actividad.

 

Dentro de este marco legal, los detectives privados se desenvuelven, para ser piezas fundamentales que esclarecen casos complicados. Muchas veces es necesario un seguimiento exhaustivo de las partes para resolver situaciones laborales o personales.

 

Para que un detective actúe, debe haber una base personal que sustente la investigación, porque fuera de ella se estaría incurriendo en un delito de invasión a la privacidad, que es penado por la ley.

 

Esa base debe estar fundamentada en un interés legítimo, donde el cliente se vea afectado por las situaciones que están sucediendo. Por ejemplo, en su empresa hay un empleado que ha tenido bajas laborales frecuentes, debido a la duda de si es cierto o no, es de su interés confirmar que estas bajas han sido reales.

 

En el ámbito personal, un ejemplo claro de ello es cuando el cliente requiera saber la conducta de su ex cónyuge cuando realiza las visitas de sus hijos. Es claro que solo se desea el bienestar del menor y se requiere confirmar que está en un ambiente donde no corra peligro.

 

Existen muchos ejemplos, y la actividad que desempeña el detective privado esta resguardada por un contrato, donde la información recaudada solo será notificada al cliente a través de un informe al cliente. Si requiere los servicios de un detective privado certificado, consulte con el Grupo Arga Detectives. ¡Los mejores de Madrid!